La mayor obsesión del poder. Lo que el ladrón quiere de ti

Se le atribuye a George Orwell (1) esa frase que dice: “En una época de engaño universal, decir la verdad constituye un acto revolucionario”.

Parece que el engaño nació con el mundo, pues esta sentencia de principios del siglo XX no puede ser más actual. En este período de revueltas y cambios, la mentira campa a sus anchas provocando un vértigo de abismo. Hay muchas y de todo tipo, dispersas en la cotidianidad de los días, atacándonos desde el alba hasta el crepúsculo.

Pero, al mismo tiempo, existen infinidad de verdades y, precisamente por ello, es por lo que la mentira lucha con el objetivo de cegarnos, para que seamos incapaces de verlas. Es la puesta en práctica de aquella otra frase: “El bosque no te deja ver los árboles”. La niebla de la mentira se ha incrustado en los ojos como un velo de novia, como una gruesa tela de araña selvática. Pero eso no es casual, es el resultado de una estrategia espuria.

La mentira viene a por nosotros con más odio que nunca. Hoy día, los poderosos, los dueños del dinero, de los medios de comunicación, los ladrones, los bilderbergs usan el lenguaje para que las mentiras parezcan verdades. Y la esencia del objetivo es destruir lo que nos hace humanos, como advirtió sabiamente el escritor albanés Ismael Kadaré: “A los dictadores les obsesiona controlar los sentimientos de las personas porque son el último reducto, el último refugio de la libertad individual”.

En estos momentos tan duros de la historia humana nos están robando tantas cosas… Y, ante la presión de las injusticias, muchos andan ciegos de mentiras y, por tanto, desorientados. La gente grita, la rabia se instala en sus mentes, la impotencia y el desasosiego distorsionan su sentido común. ¿Qué ocurre? Que por encima de los robos materiales existe una guerra tensa para robarnos los atributos humanos, para invalidar nuestra alma, el recipiente de nuestro ser, es decir, de quienes fuimos, de quienes somos, de lo que sentimos, de lo que pensamos. El alma, esa fuente que hace que cada uno de nosotros sea diferente y único. Y aún no satisfecha, la mentira, con su gula, su soberbia, su arrogancia y su forma canalla de subestimarnos y engañarnos, llega a negar la existencia del alma.

Te pueden robar el pan, el trabajo, la casa, el coche… pero si tú no lo permites no te podrán robar la alegría, que vive dentro de tu alma. Y partiendo de la fuerza de la alegría (que genera entusiasmo, ilusión, esperanza, proyectos nuevos, que te quita el velo de novia de los ojos) y no de la fuerza de la tristeza, podemos luchar para que no nos roben el pan ni el trabajo ni la casa. Desde la depresión no puedes batallar. Y ese es su objetivo: que te mueras de tristeza para seguir construyendo el mundo de sus sueños y no el de los tuyos. De ahí que la mentira machaque tu psique, cubra tus ojos y te impida disfrutar de las estrellas porque estás ocupado llorando por el sol.

He viajado por gran parte del mundo y he visto realidades desoladoras pero en esos países derruidos donde, por diferentes motivos, la vida es árida y hostil, también he observado que la sonrisa sobresalía por encima de los escombros. Los dictadores no han podido con el espíritu de sus gentes.

Ahora más que nunca, no permitas que nadie dicte cuáles deben ser tus emociones. No permitas que nadie te diga lo que tienes que sentir. Hay que luchar con fuerza, así que como le dije el otro día a mi amiga Laura: agárrate a la alegría, porque vienen curvas.

P.D.: El Club Bilderberg cuenta con varios laboratorios de estudios psicológicos para manipular nuestras emociones, como conté en mi libro.

(1)Seudónimo de Eric Arthur Blair (1903–1950). Escritor y periodista británico.

Anuncios

14 pensamientos en “La mayor obsesión del poder. Lo que el ladrón quiere de ti

  1. alejandra

    Agradezco sus palabras, que dan tanta fuerza, que expresan sencillamente algo tan complejo, personas como usted deberían controlar el mundo, el valor que le da a la alegría y al querer, podrían con todo, pero algunos se han plantado delante de personas como usted y con otros malditos valores intentan manipularnos, pero como usted bien dice,;nuestros corazones”son privados” y nadie nos dice cómo usarlos.Siga mostrándonos realidades!!!
    FELICIDADES POR SU VALENTÍA

    Responder
  2. Alfonso Siqueiros

    Pienso que una estrategia para el robo de nuestras emociones es la deshumanización de la educación. En México quitan poco a poco las materias relacionadas con el conocimiento del “ser” de las escuelas, gracias a las recomendaciones de la ocde y el entreguismo del sindicato de maestros, pronto seremos un país de zombies, materialistas de corazón.

    Responder
  3. María Carmona

    Me quedo con esta frase: “Te pueden robar el pan, el trabajo, la casa, el coche… pero si tú no lo permites no te podrán robar la alegría, que vive dentro de tu alma.”

    Responder
  4. Rafa Moya

    Muy buen texto, de todas maneras el gesto de alegria no debe de enclaustarse en el individuo que la practica, necesita de la implicacion de los demas como modo de expandir lo que esta hecho para expandirse.
    Ningun tirano ni ningun club Bildeberg tiene el suficiente poder para promover un mundo de tristezas a pesar de su control de los medios de produccion de la riqueza, pues eso no significa nada comparado con un pueblo comun que se decide a compartir entre ellos la alegria inherente a sus almas a pesar de los pesares.
    La autentica tristeza deviene cuando el pueblo no es consciente de su superioridad espiritual con respecto a los poderosos abandonado asi a uno de los suyos que, pretendiendo contagiar de alegria a sus semejantes, recibe como respuesta el desprecio o la ignorancia…

    Responder
  5. Pilar Gutiérrez de Lachica

    Totalmente de acuerdo, Cristina. Siempre que pienso en la libertad, como estoy convencida que la más genuina es la interior, pienso en Cervantes escribiendo El Quijote en la cárcel ¿Se puede ser más libre? Me ha parecido un magnífico artículo, de esos que hacen que la gente tome conciencia del ambiente que le están creando, para que no se dejen arrebatar esa libertad interior que nos hace personales e intransferibles…

    Responder
  6. Maria Jose V Ferrera

    Estupendo si , pero pienso que ahora poseemos mas información , no la que ellos nos dan , por supuesto , pero ya sabemos sus intenciones y tendríamos que estar mas preparados , poner un muro entre sus manipulaciones y mentiras , y nuestro libre pensamiento , ahora si nos dejamos engañar es nuestro problema .Es cierto que donde hay pobreza , sus gentes son acogedoras y poseen esa ” alegría ” del que no esta contaminado por el consumismo , un ejemplo claro lo tenemos en Cuba , yo nunca estuve allí , ojala pudiera , pero conozco gente que si y venían encantados con sus gentes , su amabilidad , su alegría de vivir , en fin , tenemos mucho que hacer y lo primero es pensar libremente , que no nos manipulen , un pueblo ignorante es un pueblo manipulable

    Responder
    1. cristinamartin00 Autor de la entrada

      Hola, María José. Estoy de acuerdo contigo cuando afirmas: “ahora si nos dejamos engañar es nuestro problema”. Lo cierto es que ahora hay tanta información que a veces nos sentimos perdidos, por ello es imprescindible realizar un ejercicio constante de reflexión y documentación. Sobra información pero falta conocimiento porque la información no siempre es veraz. Un abrazo.

      Responder
  7. Fernando Ortiz

    El gobierno mundial sigue con su plan de mantener una economía siempre inestable. Esto requiere poner impuestos a la gente, impuestos tan duros que les permitan mantener el poder sobre la gente con poco o nada de dinero en sus manos para vivir. Si esto significa inflacionar la bolsa y la economía, o lanzarnos contra una “recesión” o una depresión, como ya han hecho antes, pues eso es lo que nos toca. La evidencia de todas estas cosas está por todas partes si simplemente decidimos abrir los ojos de una vez por todas. Toda la idea detrás del viejo concepto de “reserva de la compañía” era mantener a sus trabajadores vivos y en activo, llevándose los beneficios de la empresa, mientras se crecía más y más en una deuda cada vez mayor por medio de comprar lo imprescindible a precios inflados a cuenta de la reserva de la compañía.
    En la actualidad, no sólo son el alimento y la vivienda son las commodities disponibles más caras, sino que tenemos que comprar cosas como el agua e incluso el aire para seguir de alguna manera vivos y sanos. Peter Farley.
    Los trabajadores se han convertido en completamente dependientes de la “seguridad social” de sus benefactores, usando su propia voluntad para venderse a si mimos durante toda una vida de servidumbre auto-impuesta.

    Responder
  8. Gatokiller

    Para mi 1984 es un libro de cabecera, tan profético como consecuente y creo que en gran parte el triunfo del modelo actual radica en ese 2+2=5 que se intenta aleccionar en todos los estadios de la vida, ayudados por una sociedad cada vez más numerosa, aborregada y consumista. El fin de dicho libro muestra la consecuencia extrema de un poder sin límites y una deshumanización de la persona para mantener ese equilibrio siempre en constante fluctuación. Pienso que el espíritu se mantiene libre/alegre cuando hay esperanza o ignorancia, a veces ambas se confunden y alienan nuestro concepto de libertad…. que al fin y al cabo, es lo que quieren, rediseñar ese concepto para controlarlo a su antojo y poder comercializar con él.

    El problema es que a día de hoy, la habitación 101 ya existe, en diversas formas.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s