Archivo de la categoría: Conspiración

La masonería del Club Bilderberg (1ª parte)

La acción de la Masonería ha influido en los sucesivos episodios de la Historia mundial. Como han demostrado con rigor las investigaciones de reputados autores, ha favorecido a la expansión del Imperio británico, fue manipulada por Napoleón para servir las ambiciones de su política, además de conformar una parte imprescindible en la gestación y desarrollo de las tres Internacionales Socialistas. Su efecto fue fundamental en las oleadas y campañas anticatólicas de Francia, España, Italia e Iberoamérica, así como en los procesos revolucionarios de estos países.

g-washington-mason-g

Cuadro del primer Presidente de EEUU, George Washington, con su indumentaria masónica.

Algunos historiadores destacan las sangrientas maniobras de la Masonería para conseguir sus propósitos, como los asesinatos de líderes de vanguardia, la utilización de armas no convencionales, los golpes de Estado y las invasiones directas o indirectas a determinados países. La metodología masónica está conectada directamente con algunos de los procedimientos utilizados por los bilderbergs contra lo que han considerado un obstáculo para la consecución de objetivos, pero poco o nada se ha profundizado en la conexión de Bilderberg con la Masonería.

El punto más inmediato que los vincula es que precisamente que el Club es obra de masones. El príncipe Bernardo de Holanda y Joseph Retinger, este último de alto grado, pertenecían a sendas logias y el hecho de que David Rockefeller sea el alma del grupo orienta indiscutiblemente su dirección masónica. Además, muchos de sus miembros actuales, así como la gran parte de su Steering Committee (Comité Directivo), pertenecen a la Masonería.

La Masonería moderna, en la que se inscribe Bilderberg, es una sociedad secreta que surge a finales del siglo XVII y que trasciende a la Masonería antigua para tomar una posición más ambiciosa y globalista. En esta categoría se ubica la Masonería mundialista que impregna no sólo a Bilderberg sino al resto de centros de poder o sociedades secretas como la Skull and Bones (La Calavera y los Huesos) vinculadas, a su vez, a Bilderberg.

1) Skull & Bones. Logo

Skull and Bones es una sociedad masónica, secreta e independiente, es decir, no está inscrita en ninguna Gran Logia Regular. Es la más truculenta y tétrica de todas desde el punto de vista ritual y se la conoce como La Orden (The Order), a secas.

Se calcula que cuenta en la actualidad con unos 900 miembros, entre ellos, George W. Bush, que se afilió en 1968 y que fue uno de los primeros en confirmar públicamente su pertenencia a la misma.

Es una fraternidad universitaria creada en 1832 por el estudiante William Huntington Russell y Alphonso Taft en la Universidad estadounidense de Yale, inspirada en una similar que funcionaba en Alemania. Como vamos viendo, los métodos y objetivos de las modernas sociedades no nacieron en Estados Unidos, sino que fueron importados de las sociedades secretas que se habían gestado en Europa.

5) Foto de George Bush padre como miembro de Skull and Bones.

El secreto de la existencia de Skull and Bones se reveló a la opinión pública gracias a las investigaciones del profesor Anthony Sutton, quien a principios de los años ochenta recibió un correo muy llamativo. Un desencantado de la Orden le entregó dos volúmenes con las listas completas de los miembros difuntos y vivos, que incluían una enigmática pregunta: “¿Le dicen algo estos nombres?”. El profesor aceptó el reto y pidió al anónimo personaje que le enviase toda la documentación de la que dispusiera. El resultado fue el libro American Secret Establishment, cuya publicación provocó su expulsión inmediata de las dos importantes universidades de EEUU en las que trabajaba, la de Stanford y la de California. Además, fue declarado un autor maldito.

3) Skull & Bones. Miembros

En La Orden, a cada “cohorte” de quince miembros se le hace un retrato. Siempre posan del mismo modo: con huesos humanos y un viejo reloj en el fondo marcando las ocho de la tarde.

4) Skull and Bones. Miembros con Bush padre.

En su libro, que contiene la investigación más completa de la Orden, Sutton destaca que en la doctrina educativa de la Universidad de Yale de la primera mitad del siglo XIX se observan semejanzas patentes con la herencia ideológica de los Illuminati de Baviera. Se trata de un ejemplo claro de penetración de la filosofía masónica y de los iluminados a través de un órgano de enseñanza. La Orden también incluye en su doctrina la base del idealismo hegeliano.

Cada año, quince jóvenes, portadores de los apellidos más poderosos del país, son seleccionados entre los estudiantes más prometedores para ingresar al grupo. En los pasillos de la Universidad se rumorea que la forma más rápida y segura de acceder a los círculos de poder es pertenecer al club.

La sede de la sociedad o logia se encuentra en el Campus de Yale y es una especie de panteón completamente cerrado, sin ventanas al exterior, llamado Tumba 322. Las dos primeras cifras se refieren al año de creación de la Orden (1832); el dos final significa que es la asociación número 2. La número 1 son los Iluminados de Baviera. El lema de La Orden está inscrito en la sepulcro en alemán y reza así: “Wer war der Thor, wer Weiser, Bettler oder Kaiser? Ob Arm, ob Reich, im Tode gleich” (“¿Quién es el loco, quién es el listo, el mendigo o el rey? Ambos, pobre o rico, se igualan en la muerte”).

2) Skull and Bones. Tumba

Durante el rito iniciático, los nuevos miembros son obligados a confesar sus fantasías sexuales, además de otros secretos indecorosos, desnudos y tumbados dentro de un ataúd. A continuación se les entrega un hueso con una inscripción que los identifica como miembros de la “Más poderosa de las sociedades secretas”. Los nuevos adeptos se comprometen a no revelar ningún detalle de sus actividades internas, a mantener en secreto su pertenencia a la misma y a negar cualquier vínculo con ella. Los que siguen las reglas sociales de la Orden se autodenominan los “Caballeros” (Knights) y los que se rebelan son llamados los “Bárbaros” (Barbarians). Durante un año, los miembros de la sociedad se encuentran al menos una vez a la semana y realizan largos autoanálisis y críticas unos de otros. La relación entre el Patriarca y su elegido es de tal magnitud que debe ser de fe ciega. Casualmente, John Kerry fue Patriarca de George W. Bush.

En mayo de 1918, según revelan los expertos, el senador Prescott Bush, el abuelo del ex presidente de EEUU, formó parte del grupo que profanó la tumba de Gerónimo, el legendario jefe rebelde de los Apaches. Uno de sus cómplices, Neil Malion, se encargó de echar ácido sobre su cabeza para quemar la cabellera y la carne. Así fue expuesta en sus rituales nocturnos. La Orden ya había hecho lo mismo con el cadáver del revolucionario mexicano Pancho Villa. Unos desconocidos abrieron su féretro y le cortaron la cabeza. Se asegura que Skull and Bones pagó por ella.14) Geronimo

Gerónimo, del que más tarde los miembros de La Orden profanarían su tumba.

El director del Instituto de Estudio de Nuevos Movimientos Religiosos con sede en Turín y el más reputado experto en sectas, Máximo Introvigne, destaca la existencia de estos rituales macabros ocultistas dentro de la Orden. Pero subraya que se trata de un “satanismo lúdico” propio de la clase alta, inspirado en la tradición masona inglesa y que no conlleva mayores riesgos que los implicados en este tipo de gamberradas. Introvigne explica que estos ritos simbolizan la purificación y el nacimiento del neófito como hombre nuevo. Algunos vecinos del edificio aseguran haber oído gritos extraños y susurros durante los ritos de iniciación.

Pero lo grave de las acciones de los miembros de Skull and Bones no radica en estos ritos iniciáticos de corte satánico realizados durante sus años en la universidad, sino en sus comportamientos posteriores al frente de los órganos democráticos en los que se asientan. Según han denunciado numerosos investigadores, entre ellos Sutton, la mayoría de los miembros estaría implicada en una serie de crímenes que comprende desde el narcotráfico hasta políticas eugenésicas para reducir drásticamente la población del Tercer Mundo y de las minorías étnicas en EEUU.

Desde hace tres generaciones, los Bush pertenecen a la Skull and Bones; no sólo el abuelo del último ex presidente de la saga, sino su padre, George H. W. Bush, y otros varones de la familia le han precedido. Bush padre admitió su afiliación a esta agrupación secreta de forma paradójica en su libro A charge to keep: “Yo ingresé a Skull y Bones, una sociedad secreta; como es secreta no puedo decir nada más al respecto”.

Otro ejemplo de la conexión directa entre La Orden y el gobierno estadounidense lo encontramos en su fundador, William H. Russell, que fue Secretario de Guerra de la Administración Grant. William Taft, hijo del otro creador Alphonse Taft, ha sido el único presidente de EEUU que, además, fue presidente de la Corte Suprema. George Bush padre ha sido el primer presidente que antes fue director de la CIA. También han pertenecido a esta sociedad otros altos cargos de la Administración Bush, como James Baker III, Secretario de Estado, y C. Boyden Gray.

La autora del libro Secretos del sepulcro y ex alumna de Yale, Alexandra Robbins, manifiesta que “por un lado, uno es escogido para formar parte de Skull and Bones si se espera que tenga éxito. Por otro lado, si se es miembro de la misma, uno tiene grandes posibilidades de tenerlo”.

Una observación perspicaz es la del columnista del diario The New York Observer, que lleva treinta años investigando a la Orden: “Uno no puede dejar de hacer ciertas comparaciones con la mafia, por ejemplo, en el sentido de que es una forma de protección. Pero pienso que la Skull and Bones ha tenido levemente más éxito que la mafia, ya que los líderes de sus cinco familias están en la cárcel desde hace tiempo y los líderes de las familias de la Orden llevan cuarenta y ocho años en la Casa Blanca”.

Todas las fuentes coinciden en que la financiación de la Orden procede del comercio clandestino del opio. Según sus críticos más acérrimos, los honores públicos y la recompensa económica están garantizados, pero a cambio de una subordinación absoluta a la Orden.

La entidad está integrada por las familias patricias norteamericanas asociadas a la cúpula del poder, cuyo liderazgo se perpetúa de forma hereditaria, como si de una monarquía se tratase. Entre sus miembros se encuentra la veintena de apellidos de mayor pedigrí de las finanzas y la industria, según la lista de miembros publicada por el historiador británico Anthony Sutton. En ella se incluyen presidentes, espías, miembros de la CIA y de la Agencia para la Seguridad Nacional, jueces del Tribunal Supremo, dirigentes de la industria y, últimamente, hasta homosexuales y mujeres, a los que antes estaba vetada. Desde su creación ha logrado implantar una red social y política como ninguna otra en EEUU. Los Bush y los Harriman fueron aupados por dos poderosos patriarcas: Percy Rockefeller, que llegó a la Orden en 1900, y E. H. Harriman, en 1913. Otros apellidos ilustres e integrantes de la Skull and Bones son Lord, Whitney, Jay, Bundy, Weyerhaeuser, Pinchot, Goodyear, Sloane, Stimson, Phelps, Perkins, Pillsbury, Kellogg, Vanderbilt, Lovett, etc. También John Kerry forma parte de la Orden; su nombre de bautismo es “Diablazo”. El actual emperador de la inteligencia norteamericana, el profesor John Negroponte, también es un chico de la Skull and Bones y guarda una larga lista de violaciones de los Derechos Humanos. Su nombre en clave es “Hades”. En clave de humor, también hay un chico de la Orden en la serie Los Simpson: el ambicioso empresario sin escrúpulos Charles Montgomery Burns, que ingresó en la Skull and Bones antes de su graduación de Yale en 1914.

Uno de los puntos que conforman el pensamiento de la Orden es que la historia sólo puede alterarse con la utilización del imperialismo militar, según el paradigma del Imperio romano. Una visión compartida con otras de las sociedades secretas que vamos a analizar a continuación. Otra de sus características intrínsecas es el dogma de la supremacía anglosajona, llevado a extremos casi de racismo.

Los hombres de la Skull and Bones fueron los responsables de la decisión de incrementar la participación de los EEUU en la Guerra de Vietnam, que constituyó un desastre tanto para el país como para la Orden. La dirección de la entidad quiso evitar la catástrofe y destacó a algunos de sus miembros para que actuasen en el campo de la oposición a la guerra como McGeorge Bundy, que desde su nuevo puesto al frente de la poderosa Fundación Ford financió los movimientos antiguerra. Una estrategia muy inteligente de su parte. Como vemos tienen los mecanismos a favor y en contra de cualquier situación; de este modo ganan siempre.

Con la elección de George Bush como presidente, la Orden superó su etapa de ostracismo y recuperó gran parte de su poder e influencia. Tras la desaparición del Muro de Berlín y de la Unión Soviética, Skull and Bones dirige todo su potencial a la creación del Nuevo Orden Mundial en la proyección de EEUU como única superpotencia mundial. Desde su creación ha sido un bastión WASP, White Anglo Saxon Protestant.

Cristina Martín Jiménez

www.cristinamartinjimenez.com autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

El Papa Benedicto XVI y la masonería

Lo más rocambolesco y surrealista que he leído esta mañana han sido dos afirmaciones procedentes de fuentes distintas:

1. El Papa ha renunciado porque la masonería infiltrada en el Vaticano ha podido con él.

2. Moisés era masón.

En el primer punto se mezclan verdades y mentiras. El uso de las medias verdades es una de las formas más efectivas de engaño.

Papa y masoneria

En el segundo punto, sobran los comentarios.

La manipulación y la mentira campan a sus anchas a lo largo y ancho del mundo.

Estas afirmaciones precisan un análisis profundo.

Continuará…

(Suscríbete a mi blog si recibir todos mis artículos en tu mail).

 

La mayor obsesión del poder. Lo que el ladrón quiere de ti

Se le atribuye a George Orwell (1) esa frase que dice: “En una época de engaño universal, decir la verdad constituye un acto revolucionario”.

Parece que el engaño nació con el mundo, pues esta sentencia de principios del siglo XX no puede ser más actual. En este período de revueltas y cambios, la mentira campa a sus anchas provocando un vértigo de abismo. Hay muchas y de todo tipo, dispersas en la cotidianidad de los días, atacándonos desde el alba hasta el crepúsculo.

Pero, al mismo tiempo, existen infinidad de verdades y, precisamente por ello, es por lo que la mentira lucha con el objetivo de cegarnos, para que seamos incapaces de verlas. Es la puesta en práctica de aquella otra frase: “El bosque no te deja ver los árboles”. La niebla de la mentira se ha incrustado en los ojos como un velo de novia, como una gruesa tela de araña selvática. Pero eso no es casual, es el resultado de una estrategia espuria.

La mentira viene a por nosotros con más odio que nunca. Hoy día, los poderosos, los dueños del dinero, de los medios de comunicación, los ladrones, los bilderbergs usan el lenguaje para que las mentiras parezcan verdades. Y la esencia del objetivo es destruir lo que nos hace humanos, como advirtió sabiamente el escritor albanés Ismael Kadaré: “A los dictadores les obsesiona controlar los sentimientos de las personas porque son el último reducto, el último refugio de la libertad individual”.

En estos momentos tan duros de la historia humana nos están robando tantas cosas… Y, ante la presión de las injusticias, muchos andan ciegos de mentiras y, por tanto, desorientados. La gente grita, la rabia se instala en sus mentes, la impotencia y el desasosiego distorsionan su sentido común. ¿Qué ocurre? Que por encima de los robos materiales existe una guerra tensa para robarnos los atributos humanos, para invalidar nuestra alma, el recipiente de nuestro ser, es decir, de quienes fuimos, de quienes somos, de lo que sentimos, de lo que pensamos. El alma, esa fuente que hace que cada uno de nosotros sea diferente y único. Y aún no satisfecha, la mentira, con su gula, su soberbia, su arrogancia y su forma canalla de subestimarnos y engañarnos, llega a negar la existencia del alma.

Te pueden robar el pan, el trabajo, la casa, el coche… pero si tú no lo permites no te podrán robar la alegría, que vive dentro de tu alma. Y partiendo de la fuerza de la alegría (que genera entusiasmo, ilusión, esperanza, proyectos nuevos, que te quita el velo de novia de los ojos) y no de la fuerza de la tristeza, podemos luchar para que no nos roben el pan ni el trabajo ni la casa. Desde la depresión no puedes batallar. Y ese es su objetivo: que te mueras de tristeza para seguir construyendo el mundo de sus sueños y no el de los tuyos. De ahí que la mentira machaque tu psique, cubra tus ojos y te impida disfrutar de las estrellas porque estás ocupado llorando por el sol.

He viajado por gran parte del mundo y he visto realidades desoladoras pero en esos países derruidos donde, por diferentes motivos, la vida es árida y hostil, también he observado que la sonrisa sobresalía por encima de los escombros. Los dictadores no han podido con el espíritu de sus gentes.

Ahora más que nunca, no permitas que nadie dicte cuáles deben ser tus emociones. No permitas que nadie te diga lo que tienes que sentir. Hay que luchar con fuerza, así que como le dije el otro día a mi amiga Laura: agárrate a la alegría, porque vienen curvas.

P.D.: El Club Bilderberg cuenta con varios laboratorios de estudios psicológicos para manipular nuestras emociones, como conté en mi libro.

(1)Seudónimo de Eric Arthur Blair (1903–1950). Escritor y periodista británico.

PARA ESQUIZOFRÉNICO, EL FMI. YO NO

Nos cuentan los medios de comunicación que España no ha solicitado ningún tipo de rescate, sin embargo la Unión Europea, a través de su comisario económico, el finlandés Olli Rehn, nos ha visitado esta semana y ha lanzado varias advertencias rotundas:

  1. Que la UE se encuentra “lista, preparada y dispuesta” para actuar en cuanto España realice la petición formal de rescate.
  2. Que España tiene que garantizar “la sostenibilidad del sistema”.
  3. Y que aunque haya que tomar decisiones duras y complicadas para los españoles, éstas serán “más dolorosas si se posponen”.

Fieles al estilo bilderberiano, los dos últimos avisos, sobre todo, nos ponen contra la espada y la pared. Vayamos por partes. Punto 1: Rehn nos deleitó con un relato maravilloso en el que un héroe, que él presentó como el Banco Central Europeo, compraría nuestra deuda y así se reduciría la prima de riesgo y se estabilizarían los mercados. ¡Fantástico! Me recuerda a esos magos y hadas de la Edad Media que tras agitar sus varitas y lanzar por el aire una suerte de destellos dorados, el mundo se volvía multicolor, los malos acaban convertidos en asnos y los príncipes en sapos. Bueno, pero para que toda esta magia literaria se haga efectiva y, como ocurre en todos los cuentos, el comisario puso una condición: España debe pedir formalmente que la rescatende esa lodosa ciénaga a la que, por arte de birlibirloque, han precipitado a las familias y empresas españolas.

Un momento, rebobinemos. En esta historia faltan elementos esenciales. ¿Por arte de birlibirloque, así de simple? ¿Y quién ha mandado al cenagal a los españoles? En los cuentos siempre hay un malo. Claro; aquí falta el brujo hechicero. Y, por otra parte, si el héroe (el BCE, según Rehn) tiene que rescatar a los ibéricos de ese pantano inmundo es porque previamente alguien los ha secuestrado. ¿Quién? Vaya trama. ¿Cómo regresa el pueblo a la prosperidad o al menos a la normalidad? El camino laberíntico para salir del pantano no es sencillo. ¿Quién es el malo? ¿Y el bueno? No me entero de nada.

Para enredarnos más, aparece otra trama en el relato; la que presenta un personaje secundario, el presidente Mariano Rajoy, que dijo al Wall Street Journal durante su viaje a USA que solo pediría el rescate si llegan a cumplirse tres requisitos: “Que realmente lo necesitemos, que sepamos con seguridad que todos (los miembros de la eurozona) lo aprobarán y que las condiciones que conlleve (la concesión del rescate) sean razonables”. ¿Por qué el referido periódico ha hecho público este fragmento de la conversación días después de informar acerca de los detalles de su visita? Que cuento más oscuro.

Y ahora lo que faltaba; resulta que aparecen ¡los super-rescatadores! Algunos los llaman los hombres de negro, pero para mí son los caballeros de gris de la genial novela Momo, de Michael Ende, aquellos que roban y se alimentan del tiempo de los hombres. Son los chicos del Fondo Monetario Internacional, que aterrizarán en España en menos de diez días “para vigilar el rescate de la banca”. Pero si España no ha pedido ningún rescate. ¿Este cuento esta ideado para que nos volvamos esquizofrénicos?

Seguid leyendo. Pues resulta que uno de estos grises, el portavoz del FMI, Gary Rice, considera que esta crisis es “de gran envergadura” y por ello precisa acciones “difíciles y dolorosas” y ha pedido que estas reformas se hagan de forma “justa y equilibrada”. Pero si estas palabras me suenan. ¡Claro! Las primeras son las mismas que pronunció el comisario Rehn y eso de justo y equilibrado… ¡Rajoy! Qué extraña casualidad. La directora del FMI, Christine Lagarde, que lleva meses alertando de lo mal que está España, asegura que una intervención del FMI es “compatible” con la del Banco Central Europeo, pues ambas entidades operarían “en niveles de intervención diferentes”. Sí, diferentes… pues el mensaje y las palabras que emplean son las mismas. Leed lo que añade Lagarde: “Creo que el precio de las soluciones aumenta a medida que pasa el tiempo. Cuanto más rápido actúen los europeos a nivel nacional y a nivel de la zona euro, más podrá cambiar la dinámica”. ¿Recordáis el punto 3? Parece el avatar de Rehn, ¿o es al revés?

Bueno, después de una retorcida puesta en escena para evitar que entendamos sus verdaderas estrategias y de tanta intriga enrevesada, vamos a resolver el cuento. Las claves las adelanté el año 2005 en mi libro El Club bilderberg. Los amos del mundo. Entonces anuncié que se avecinaba una grave crisis económica y como estábamos en años de bonanza no culpo a quienes no lo creyeron. En mi libro explico que los métodos de los bilderbergs es crear el problema y luego aportar la solución. Está todo conectado. ¿Vais captando? Cuando en 2008 se hace patente y ya es innegable que estamos sumergidos de lleno en una profunda crisis financiera, comienzo a manifestar en conferencias y entrevistas que ésta ha sido planeada por Bilderberg, creador del sistema en el que vivimos. Es por ello que Rehn le exige a España que tiene que garantizar “la sostenibilidad del sistema”. Y ahora se refiere al nuevo sistema que están creando.

¿Adivináis quiénes son los buenos y quiénes los malos del cuento? Efectivamente estáis en lo cierto. ¡Los mismos! Los supuestos malos y los supuestos buenos son los mismos. Como en aquel famoso espejo, donde el reflejo de la madrastra le devuelve la peor imagen de sí misma. Bella y aparentemente bienintencionada para sus súbditos (como el BCE y el FMI), pero podrida cuando la lámina plateada lee su alma.

Y al final, ¿cómo acaba el cuento? Pues si interpretamos las migas de pan que los hermanos Hansel y Gretel fueron desperdigando por el bosque como las señales que han ido dejando los amos del mundo en su camino hacia el nuevo mundo que quieren implantar, España solicita finalmente el rescate. Un deseo que Bilderberg ha pedido al genio de la lámpara y que ayudado por los orcos de Morgoth presiona a los pobres secuestrados para que lo demande.

Tomen nota países del mundo, pues puede que la próxima parada de los hombres grises esté ubicada a los pies de su casa.

http://www.cristinamartinjimenez.com

P.D.: Si quieres más información al respecto, permanece atento al blog, donde informaré acerca del lanzamiento de mi libro.

¿De dónde procede tu angustia? El Club Bilderberg y la semilla de la infelicidad

¿Por qué de la noche a la mañana el mundo se ha visto sumido en una crisis económica global de la que solo pueden sacarnos los “rescates” a la banca, las reestructuraciones financieras, laborales y fiscales? ¿Por qué al mirar a nuestro alrededor vemos a nuestros amigos y conocidos deprimidos y apesadumbrados y las consultas de los psiquiatras y psicólogos están saturadas? Si crees que tú eres el responsable último de lo que te ocurre, estás muy equivocado.

Hace unos días colgué un post en mi muro de Facebook. Decía así:

¿Te has preguntado alguna vez quién maneja los hilos del mundo? ¿Has pensado en la posibilidad de que tras las figuras radiantes de Barack Obama, Angela Merkel, François Hollande o Mariano Rajoy hubiera alguien o algo más? Pues estás en lo cierto. Como escribió Benjamin Disraeli (Primer Ministro de Gran Bretaña en 1867) en su novela Coningsby (1844): “El mundo está gobernado por personajes que no pueden ni imaginar aquellos cuyos ojos no penetran entre los bastidores”.

El post gustó bastante, por lo que recibí mensajes para que continuara hablando de esta cuestión peliaguda que tantos problemas me ha generado personal y profesionalmente. Me refiero a mi libro “El Club Bilderberg. Los amos del mundo” (el primero que se publicó a nivel mundial exclusivamente de la polémica y peligrosa entidad). Muchos de vosotros lo conocéis, pero otros no, debido a la multitud de obstáculos que iban apareciendo a la hora de su distribución. ¿Por qué? ¿Cuál era el motivo real? ¿Qué revela este libro que otros posteriores no lo han hecho? Pese a todo, se convirtió en un best seller porque aunque muchas editoriales y librerías se negaron en rotundo a tenerlo en su catálogo, otras fueron más osadas. En Rumanía, mi obra obtuvo un gran éxito y recibí cientos de email de lectores que me animaron al manifestarme que se había convertido en su libro favorito. En otros países no hubo tanta suerte y tuve que responder negativamente a aquellas personas que me escribían para preguntarme dónde o cómo podían adquirirlo.

Cristina Martín Jiménez inaugurando el I Foro de la Contrainformación en la Feria Internacional del Libro de Venezuela (Caracas 2008)

Las nuevas tecnologías lo han cambiado todo. Ahora nadie puede callarme porque voy a autoeditar mi obra y quien así lo desee, dispondrá de ella a través de mi blog. Si te interesa, permanece atento a mi Facebook, donde te avisaré de su lanzamiento.

Después de esta información, voy a contarte de dónde procede tu angustia…

A espaldas del mundo, velado a los ojos de los ciudadanos corrientes, en un silencio sepulcral e inquietante, un grupo secreto se afana por diseñar y dirigir el destino de todos los seres del planeta. Avanza sigiloso, sin pausa, conquistando el territorio de las libertades personales y reduciéndolo a la simple elección entre los productos ofertados en el mercado global. “¿Qué me compro, un coche rojo o uno blanco?”. Esa es la libertad que ellos quieren que tengamos. Me refiero a los miembros del Club Bilderberg, tan temidos como ignorados, blanco de detractores infalibles y de devotos incondicionales. Durante tres días, del mes de mayo o junio, los bilderbergs, procedentes de la élite política, económica e intelectual planetaria, se reúnen con discreción en uno de los hoteles más lujosos del mundo. Banqueros, jefes de gobierno, dueños de imperios mediáticos, reyes y príncipes se confinan tras una puerta cerrada para usurpar el derecho de decisión que sólo a cada uno de nosotros pertenece.

Los bilderbergs personifican la sentencia del filósofo Thomas Hobbes. Hace 2200 años dijo Plauto: “Lupus est homo homini, non homo, quom qualis sit non novit” (“Un hombre es un lobo para un hombre, y no un hombre cuando desconoce quién es el otro”). En el siglo XVII, el filósofo Hobbes interpretó esta reflexión en el popular axioma “Homo homini lupus” (“El hombre es un lobo para el hombre”). Los amos del mundo son auténticos lobos, depredadores que nunca se han detenido ante nada ni ante nadie para conseguir su objetivo: la dominación total del mundo. Bilderberg no actúa por dinero, ya lo tiene, sólo opera por poder, anhela el control absoluto de nuestras vidas y aún más, de todas las mentes del planeta, recipiente último de nuestro ser: pensamientos, emociones, sentimientos, libertad.

En el universo al que aspiran, los ciudadanos sólo somos esclavos, siervos sin cadenas visibles, pero irremediablemente atados a un mundo injusto, a un sistema ideológico, económico y cultural atroz, impuesto a golpe de consignas y esquemas falsos. Mientras excluyen de cualquier posibilidad de desarrollo al llamado Tercer Mundo, en suelo occidental practican una guerra silenciosa, en la que el espíritu del hombre libre se entierra irremediablemente en un cubículo sellado, gestionado por un sistema de trabajo, de consumo, enseñanza y ocio milimétricamente planeado y teledirigido. Se trata de la versión más sofisticada de esclavitud, en la que el pueblo continúa al servicio del dominante sin ser plenamente consciente de ello, prestándole al mismo tiempo una ayuda precisa en la implantación de su modelo de vida.

De forma paulatina, los bilderberges construyen un mundo en el que no habrá naciones ni fronteras, como el que imaginó John Lennon, aunque con una sutil diferencia: será un modelo decidido unilateralmente, implantado por la fuerza y adoctrinado por un sistema de valores artificial y contrario a la verdadera naturaleza del ser humano. Aunque algunos no acaben de advertirlo, vivimos en un totalitarismo global que no hemos elegido, cuyo arma básico, como la de cualquier gobierno dictatorial, es la mentira, con sus ramificaciones. Por ejemplo, en su día los medios de comunicación difundieron un video en el que el ex líder Muamar Gadafi era  golpeado y masacrado por los rebeldes libios. De pronto, un sonido de disparos, las imágenes se vuelven borrosas y el mundo cree que esa caterva rebelde era la que había acabado con su vida. Demasiado fantasioso y perfecto para ser cierto. Lo critiqué entonces y ahora el diario italiano “Corriere della Sera” ha desmontado la versión oficial afirmando que el tirano murió a manos de un agente del servicio secreto de Francia.

¿Por qué tanta manipulación de los datos y acontecimientos? Son tantas las contradicciones, las informaciones ambiguas, confusas… Al fin y al cabo la MENTIRA. ¿Con qué objetivo? Con el de controlar a la población, que está sometida a un estado perpetuo de angustia, infelicidad y desasosiego interior. Armaos, porque la batalla es larga. Pero la ganaremos.

Cristina Martín Jiménez

Encontrarás más información en mi libro “El Club Bilderberg. Los amos del mundo”. Entra en la sección dedicada a “El Club Bilderberg. Los amos del mundo” de mi blog.

¿Próxima Misión, Esperanza?

La representación femenina española del Club Bilderberg dimite por sorpresa

 Sólo ha enfundado la espada provisionalmente  

La dimisión de Esperanza Aguirre no sólo es sorprendente sino tan inexplicable que en su despedida ni ella misma pudo alegar una razón de peso que justificara un final así: “Me voy a dedicar no sé muy bien a qué…”, dijo emocionada y tragándose las lágrimas. Una mujer de hierro, con casi treinta años en el campo de batalla, no vende barata su espada. ¿Qué ha ocurrido entonces? Quizás si buceamos un poco en su historia hallemos datos esclarecedores.

Esperanza Aguirre es la primera mujer española que ha asistido a las reuniones del Club Bilderberg y también el único asistente español que ha confirmado este extremo a una periodista. Yo puedo garantizarlo porque fue a mí a quien se lo confesó a finales del año 2004, el mismo en el que la ex diputada recibió con todos los honores a los participantes del Congreso Mundial de la Masonería, celebrado en España, y se fotografió junto a ellos en el Senado, lo que escandalizó a más de un miembro de su partido. En mi libro El Club Bilderberg. Los amos del mundo dejo probada la estrecha relación que existe entre la masonería internacional y el polémico club.

Pero el vínculo entre la ex presidenta y esta entidad discreta, que actúa a espaldas del mundo para que éste desconozca cómo lo controla y manipula, comienza en el año 1999, cuando tuvo el ambicionado honor de ser invitada por primera vez a sus reuniones. Allí se relacionó con los titanes globales. Reyes y príncipes, propietarios de bancos y medios de comunicación, la inteligencia militar, así como los cerebros y políticos más destacados de la Tierra, pasaron a formar parte de su agenda. Aquella española de sonrisa dispuesta y probada experiencia para relacionarse con facilidad, accedió al cónclave secreto desde donde los auténticos gobernadores dirigen el mundo y debió de causar una grata impresión, pues en el caso contrario no la habrían vuelto a invitar.

Aquel final de milenio presidía el Senado y poco después, en 2003, se convirtió en la primera mujer presidenta de la Comunidad de Madrid, la más importante de España por contener la capital del estado. Pero ¿le ayudaron los bilderbergs en su ascenso hacia la gloria? Fue el diario The Economist el que afirmó: “Quien hace escala en Bilderberg ya ha llegado”. Y obviamente, Aguirre, una mujer a la que su abuelo vaticinó erróneamente “Qué pena que no hayas nacido hombre. Si hubieras sido un chico llegarías a ministro” rompió todos los esquemas al alcanzar el Olimpo.

Por ello, su dimisión es extraña y aún más en este momento en el que no le faltaban los retos que un animal político necesita para respirar. Estaba entusiasmada con el asunto de Eurovegas; se la veía dispuesta a dejarse la piel para que fumar en las futuras macroinstalaciones lúdicas no constituyera un delito. Se intuía un combate emocionante. Es del todo impropio de ella que deje cuestiones a medio terminar, como su legislatura.

¿Qué quiso decir cuando el día de su dimisión esgrimió que “en política no se puede agradar a todos”? La cruzada que mantenía desde tiempo atrás con Mariano Rajoy era sangrienta. Se mostró abierta y públicamente en desacuerdo con sus medidas contra la crisis. No pudo soportar que éste aprobara una subida de impuestos y no se mordió la lengua. Y sin embargo, ¿nuestro presidente tiene el suficiente poder para quitarle la espada a una mujer que arrasa en las urnas?

La independencia y libertad de Aguirre se pagan caras en un país sometido al arbitrio de una comisión europea dirigida en la sombra por los mismos creadores de la crisis económica. ¿Quién eres tú, Esperanza, para alzar la voz en un mundo al que casi hemos convencido de que la esperanza no existe? ¡Que le corten la cabeza!, exclamaron dando puñetazos sobre los despachos de diseño los soberbios bilderbergs.

Acto seguido, la habrían llamado a capítulo, explicándole que su misión estaría finalizada y que en el caso de que continuara siendo un obstáculo, la acometida sería tan demoledora que no iba a quedar de ella ni la espada. “He llegado a la conclusión de que es el momento adecuado para retirarme. Esto no tiene vuelta atrás, es cruzar el Rubicón”, ha sentenciado la dama.

Insurrecta, rebelde, acostumbrada a la guerra, Esperanza tuvo que enfundar el metal. Su guerra había acabado, pues de continuar no sería más que un Quijote batallando contra gigantes.

Pero, ¿es este el final de una leona política? En 1999, la presencia de Aguirre en Bilderberg generó un murmullo discreto entre sus asistentes. ¿El núcleo duro del club la proyectaba para convertirla en la primera mujer presidenta del gobierno español? En 1991 William J. Clinton asistió a la reunión anual y sólo un año después  fue investido presidente de los EEUU. A Rodrigo Rato sus amigos de Bilderberg lo lanzaron al cargo de director gerente del Fondo Monetario Internacional y a Javier Solana, a la secretaría general de la OTAN. Barack Obama, George Bush, Anthony Blair o Kofi Annan son otras designaciones claves del club. Dos años antes que Aguirre, asistió a la cita Hillary Clinton, convirtiéndose en la primera mujer en hacerlo. Ahora es vicepresidenta de EEUU, pero su trofeo de guerra tardó muchos años en llegar.

¿Sus antiguos amigos del club recompensarán a Aguirre por tantos años de lucha? ¿Será algún día la primera presidenta del Gobierno? La mujer más relevante de la política española desde la Transición, manifestó en su despedida: “No abandono la política, voy a pasar a segunda fila”. Y en el gran teatro de Bilderberg, donde se ha creado el mundo actual, la primera fila no es la mejor. Sólo desde el fondo de las gradas, donde la oscuridad envuelve en sombras a los constructores del teatro, puede apreciarse la obra completa.

Noviembre de 2004. Esperanza Aguirre me confirma su asistencia al Club Bilderberg

Una periodista no tiene siempre la oportunidad de entrevistar a la persona que necesita en el momento preciso. Esta profesión que elegí es sumamente complicada, como pueden suponer. Por ese motivo hay que mantenerse siempre alerta, con los ojos y oídos dispuestos para aprovechar la mínima ocasión que se presenta de cazarlas al vuelo. Esto no lo enseñan en la facultad, es imprescindible el entrenamiento diario y el afán por conseguir una exclusiva o una primicia, no por vanidad o engrandecimiento personales sino porque en eso consiste una parte esencial de nuestro trabajo: ofrecer una información nueva que aporte un conocimiento diferente al que ya poseía el destinatario de la noticia.

Y cuando apelo a una nueva información, me refiero a una exclusiva o una primicia, dos términos distintos que, por lo general, no suelen usarse de un modo correcto. En la primera, el periodista obtiene unos datos que no han conseguido sus compañeros. La ofrece como excepción al resto. La segunda se da cuando una determinada noticia se hace pública por primera vez. En ambos casos, el periodista que las consigue puede considerarse un privilegiado. Pero no es fácil lograrlo y mucho menos aún en el caso que les voy a narrar debido a la enorme dificultad que entrañaba que Esperanza Aguirre asintiera a compartir conmigo sus conocimientos acerca del tema más controvertido, hoy por hoy, de nuestra existencia en la polis global. Se trata de una materia reservada, un asunto tan secreto que todos los que lo conocen a fondo declinan hacer declaraciones al respecto. Me refiero al Club Bilderberg.

Extracto del libro El Club Bilderberg. Los amos del mundo

Entrevista a Esperanza Aguirre realizada por Cristina Martín Jiménez

Por mis investigaciones previas, sabía que la ex presidenta de la Comunidad de Madrid había asistido a las reuniones anuales de Bilderberg, el ultraexclusivo club reservado únicamente a las elites mundiales, una institución desde la que sus miembros trabajan sin pausa para dirigir y controlar cada aspecto de nuestras vidas. Pero ver cumplida mi ambición de que ella misma me lo confirmase cara a cara era complicado, pues jamás un miembro español de Bilderberg le había confesado un periodista: es cierto, yo estuve allí.

Mi entrevista con Esperanza Aguirre ocurrió a finales del año 2004. Unos meses atrás, el hermético club había elegido la ciudad italiana de Stresa para celebrar sus bodas de oro. Se trataba de una cita especial, pues habían pasado cincuenta años desde aquella sesión inaugural en los espléndidos salones del Hotel Bilderberg, donde el fallecido príncipe Bernardo de Holanda dio la bienvenida a las personas más influyentes del mundo financiero y político occidental. Una vez más, el ya clásico y tradicional desfile de limusinas negras que transportaban en su interior a los bilderbergs, desdibujó el horizonte italiano mientras los lugareños asistían atónitos al increíble despliegue policial y militar que irrumpió en el tranquilo paraje.

Aguirre conocía de primera mano esta estampa y, sorprendentemente, en contra de todo lo esperado, ella misma me confirmó su asistencia a las reuniones: “He estado en dos ocasiones, cuando era presidenta del Senado. Me invitó Matías Rodríguez Inciarte (vicepresidente del banco Santander)”. Me quedé pasmada. Sí, era cierto. En contra de todo pronóstico la ex presidenta acababa de confirmarme que había asistido a las reuniones de Bilderberg. Increíble.

Superada la sorpresa inicial que me produjo, me apresuré a aprovechar la inesperada ocasión que ella me brindaba para continuar preguntándole. Aún no era consciente del todo, pero estaba hablando cara a cara con Esperanza Aguirre de su participación en Bilderberg.

— ¿Qué temas trataron en esas reuniones a las que usted asegura haber asistido? —le interrogué.

— Eso ya no puedo decírselo, señorita, porque ellos son muy discretos —me respondió con una naturalidad pasmosa sin perder esa sonrisa que la caracteriza.

Una vez frente al ordenador, en el proceso de análisis de sus declaraciones, advertí que la ex presidenta había utilizado la palabra clave: “discretos”, la misma que una y otra vez repiten los bilderbergs para defenderse de las acusaciones de conspiradores en la sombra, y que han tomado directamente de los masones. Aguirre dio unos pasos hacia delante, haciendo ademán de marcharse y dar por terminado nuestra entrevista. Pero, en contra de lo que parecía, retrocedió y me hizo una gran revelación, una confidencia que no había leído ni escuchado antes en ningún sitio:

—Lo que sí puedo comentarle es el rito que utilizan en las reuniones: sólo te permiten hablar durante un minuto; transcurrido ese tiempo se enciende una luz roja en la sala que indica que tu momento ha terminado. Es muy gracioso, se parece a los métodos utilizados en algunos programas televisivos —expresó sonriente—. Hayas acabado o no de exponer lo que querías, ya no puedes decir más.

Me quedé atónita. Aguirre se permitía bromear acerca de los métodos organizativos del club. Su voz me rescató de mis pensamientos.

—A mí, como soy de la letra A —continuó—, me tocó hablar cerca de Giovanni Agnelli (fallecido en 2003) y de un portugués muy gracioso del que ahora no recuerdo su nombre. Se reía mucho porque le dije: ‘Me he leído su currículum’. Y él me miraba asombrado: ‘¿De verdad se ha leído mi currículum?’. Y nos reímos mucho.

Aventuro que la condesa consorte se refería al doctor Joaquín Feitas do Amaral, fundador del partido CDS portugués y miembro del Opus Dei. En este caso, estaría rememorando su asistencia a la reunión celebrada en Sintra, cerca de Lisboa, entre los días 3 y 6 de julio del año 1999. En esa cita coincidió con la Reina Beatriz de Holanda, pero su homóloga española no asistió.

¡Un solo minuto! ¡Un minuto glorioso! Pocas veces la expresión “el tiempo es oro” ha adquirido mayor sentido que en las reuniones secretas de los gobernadores globales. Quedé impresionada ante la revelación y, además, supe, gracias a ella, que antes de las reuniones se reparten los currículos de los asistentes. Después de concederme estas primicias periodísticas, la ex presidenta quiso apuntar otros detalles:

—También puedo decirle que no está permitido llevar escolta.

—Entonces, ¿cómo y con quién llegan hasta el lugar de destino? —le pregunté.

—Ellos te recogen en el aeropuerto y te llevan directamente hasta el hotel. La escolta no está permitida, pero sí los palos de golf.

Con este último apunte, la dimisoria me lanzaba un guiño lleno de complicidad, pues ante estas declaraciones no albergo dudas de que ella daba por sentado que, como investigadora de los amos del mundo, yo conocía que uno de los ritos más intrínsecamente bilderberianos no es otro que jugar al golf. Por ello es imprescindible que el hotel que acoge el cónclave disponga de un campo para practicar el elitista deporte. Ser una golfista extraordinaria supuso una herramienta de lo más útil que, sin duda, Aguirre usó con maestría para relacionarse con los globalistas. El fin de semana previo a su dimisión, quedó segunda en el torneo senior de golf más prestigioso de España. Yo continué preguntándole.

—Apunta que la invitó Inciarte. ¿Qué pensaba que usted podría aportar a la reunión?

—Eso no podría decírselo, pregúnteles a Rodríguez Inciarte y a Jaime Carvajal.

El financiero Jaime Carvajal y Urquijo, conocido por su discreción y su íntima amistad con el Rey Juan Carlos, es miembro del Sttering Committee o Comité Directivo de Bilderberg, el órgano que elabora la agenda de los temas a tratar en cada encuentro, así como la distinguida y exclusiva lista de invitados.

Esta vez, Aguirre comenzó a caminar por el pasillo con paso firme hacia adelante, dejando claro que la entrevista había terminado, así que probé con una última pregunta. Su indudable decisión de marcharse hizo que yo tuviera que alzar la voz para que me oyera:

— ¿Le gustó la experiencia de asistir a Bilderberg?

La política más carismática y destacada de nuestra historia reciente no dudó un segundo y, girándose hacia mí, sentenció:

—Me encantó.

Esperanza Aguirre me concedió esta exclusiva en las que incluyó algunas primicias. Haciendo gala de su independencia, ella es la única participante española de Bilderberg que ha tenido la osadía de compartir sus impresiones con una periodista.

Cristina Martín habla sobre su entrevista con Esperanza Aguirre en Cuarto Milenio

[blip.tv http://blip.tv/play/AYOE4RcA?p=1 width=”320″ height=”270″]